Búsqueda de comunidades
y distritos

¡Todos tenemos algo que agradecer!

19.09.2021

El domingo 19 de septiembre, las comunidades de España pudieron vivir un Servicio Divino especial con motivo del Día de Agradecimiento.
 
/api/media/518196/process?crop=fixwidth&filetype=jpg&height=1500&token=f5e46a7ba7da0529a2e7b2906a9828b6%3A1669845324%3A6908444&width=1500
/api/media/518197/process?crop=fixwidth&filetype=jpg&height=1500&token=9e2fa2289140b1ea32d70cf471914ece%3A1669845324%3A8152452&width=1500
 

La palabra que sirvió como base para el Servicio Divino de Agradecimiento está escrita en el libro de Génesis 2:3: «Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación».

Dios, a diferencia del hombre, no necesita descansar después del trabajo. En seis días creó los cielos y la tierra, el mar y todas las cosas que en ella hay; y reposó en el séptimo día; por tanto, bendijo el día de reposo y lo santificó (véase Éxodo 20:11).

Por otra parte, está Dios el Hijo, que dio su vida por amor hacia todos los seres humanos para regalarles la vida eterna. Si se puede ver esa grandeza, es posible también estar agradecidos cada día. Y luego está Dios como Espíritu Santo, que convierte a las personas en una nueva criatura. Sin embargo, esto no es algo que ocurre de forma automática, tiene que producirse un efecto en cada uno. Para ello, es necesario tratar con amor y respeto al prójimo, eso incluye no hablar mal de otros.

En la Biblia existe una guía para reflexionar en este sentido,y es la regla de oro, que tiene su base en las palabras del Señor pronunciadas en el Sermón del Monte: «Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas» (Mateo 7:12)

¡Todos tenemos algo que agradecer! Queremos así dar las gracias por todo, sin hacer excepciones de origen u orientación.

Durante el Servicio Divino celebrado en la comunidad de Madrid se recordó además las palabras pronunciadas por el Apóstol de Distrito, Jürg Zbinden, dos semanas antes en el mismo lugar: «Quien no tiene nada que agradecer, debe revisar su vida, porque algo anda mal». Agradecer es sembrar, son frutos inmediatos. Ser agradecidos nos fortalece, nos ayuda a ser más humildes y a reconocer la grandeza del Padre Celestial.

En las diferentes comunidades se realizaron arreglos especiales en el altar, como forma de conmemorar y ofrendar en este día.