Búsqueda de comunidades
y distritos

Esperar con paciencia la venida de Cristo

10.10.2021

Las comunidades del País Vasco y La Rioja de Arnedo, San Sebastián y Bilbao celebraron el 10 de octubre un Servicio Divino especial para recordar el lema del año: «Cristo, nuestro futuro».
 
/api/media/518636/process?crop=fixwidth&filetype=jpg&height=1500&token=92218d064313ba44b63bb43d856550f2%3A1669841975%3A813823&width=1500
/api/media/518637/process?crop=fixwidth&filetype=jpg&height=1500&token=9ac0c8840b6d912310b0ac31830e73c5%3A1669841975%3A6564710&width=1500
/api/media/518638/process?crop=fixwidth&filetype=jpg&height=1500&token=9fcecd8a0681351ca4677dd3cd754c77%3A1669841976%3A2421580&width=1500
/api/media/518639/process?crop=fixwidth&filetype=jpg&height=1500&token=8112ced34768f71a5c7175bdbb51359b%3A1669841976%3A4887161&width=1500
 

El lema dado por el Apóstol Mayor como impulso cada inicio del año es de gran importancia para toda la comunidad nuevoapostólica. Para el 2021, el texto elegido fue «Cristo, nuestro futuro», una palabra que se intenta mantener viva en los corazones durante todo el año y que da confianza, esperanza y alegría. Con este propósito, el domingo 10 de octubre las comunidades del Distrito Norte celebraron un Servicio Divino especial.

El texto bíblico que se utilizó como base para el Servicio Divino se encuentra en la epístola de Santiago: «Tened también vosotros paciencia, y afirmad vuestros corazones; porque la venida del Señor se acerca» (Santiago 5:8).

En su carta, Santiago aconseja esperar con paciencia el cumplimiento de la promesa y  afirmar los corazones los unos en los otros. 

¿Qué nos traerá el futuro? ¡La venida del Señor! Con esa promesa por delante, como cristianos nuevoapostólicos queremos esforzarnos por esperar con paciencia y prepararnos correspondientemente.

En el marco de este Servicio Divino especial, los niños participaron con la lectura de la carta a los Colosenses 3:12-15. Luego se profundizó con la comunidad en algunas indicaciones: como la misericordia, la bondad, la humildad, la mansedumbre, la paciencia, la paz de Cristo y el ser agradecidos.

El canto y la música formaron también parte del repaso del lema del año, colocando los contenidos en los corazones de los presentes. A menudo, cuando el hablar no es suficiente, la música sirve para expresar sentimientos, y en este caso fue también un impulso para buscar mantener la comunion con Cristo.