Búsqueda de comunidades
y distritos

Visita del Obispo Pedro Olmedo a la región de Galicia

11.02.2018

El Obispo Olmedo visitó los días 10 y 11 de febrero las tres comunidades de Galicia: Carballo, Pontevedra y La Coruña.
 
/api/media/480786/process?crop=fixwidth&filetype=jpg&height=1500&token=a8e5b54f4fad1a9737574252bbed2756%3A1632964624%3A2452597&width=1500
/api/media/480787/process?crop=fixwidth&filetype=jpg&height=1500&token=16e487e31ea1976541d4e41fea5f88b5%3A1632964624%3A3846689&width=1500
/api/media/480788/process?crop=fixwidth&filetype=jpg&height=1500&token=87b9195fc6fcea8761eae9db3edf5c2a%3A1632964624%3A7711457&width=1500
/api/media/480789/process?crop=fixwidth&filetype=jpg&height=1500&token=b3ebdaaffbf8e96ec69bc50666c8a1e0%3A1632964624%3A8744253&width=1500
/api/media/480790/process?crop=fixwidth&filetype=jpg&height=1500&token=03c516e12adbb59c33db2485cf8c0fb5%3A1632964624%3A8114498&width=1500
/api/media/480791/process?crop=fixwidth&filetype=jpg&height=1500&token=7c5cbdbe630f177e530040b431b6f9f2%3A1632964624%3A3026595&width=1500
 

Comenzó estas visitas en la Comunidad de Carballo el sábado 10 de febrero por la tarde, el Obispo inició el Servicio Divino con el texto Mateo 7:21 “No todo el que me dice: Señor, Señor entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi padre que está en los cielos”.

El Obispo, con esta palabra, dejó un mensaje claro y contundente de cuál es el camino, nuestro Padre Celestial: “Sometámonos a la voluntad de Dios por amor”

El domingo 11 de febrero de 2018, el Obispo Pedro Olmedo visitó la Comunidad de Pontevedra realizando el Servicio Divino y una Bendición de Bodas de Oro al Presbítero en descanso Nicola Appezzato y su esposa Hermosinda Ramírez.

El texto bíblico utilizado fue Mateo 7:7 “Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá”. El Obispo desarrolló el Servicio Divino indicando que Jesús no sólo enseñó a orar a sus discípulos, sino también a toda persona que desee acercarse a Dios mostrando la manera correcta para hacerlo. En varias oportunidades pudo comparar el poder de la oración con la “pareja de oro”, quienes, con la ayuda de la oración y el mutuo amor, pudieron permanecer unidos 50 años de matrimonio.

Dios, que es un Padre misericordioso, le da a quien le pide. Para que nuestras oraciones sean respondidas, deben estar impregnadas de humildad, agradecimiento y fe.

Además, debemos saber qué buscar para poder hallarlo. Queremos buscar permanentemente el Reino de Dios y también queremos buscar la paz con otras personas, inclusive, oramos por aquellos que quizá nos han ofendido o tratado mal (Lucas 6:28). En definitiva: buscamos seguir el ejemplo de Jesús.

Acerca de la última parte del texto bíblico, “llamad y se os abrirá”, el Obispo expresó que también queremos ser cordiales en nuestro llamado. Utilizó como ejemplo la forma que empleamos al llamar a una puerta; no lo hacemos con una patada. En nuestra vida de fe, si alguna vez nos encontramos en una situación sin salida, o sea una puerta cerrada, llamemos cordialmente a nuestro Padre Dios, confiemos en Él, y la puerta se abrirá en el momento oportuno. Llamemos con nuestras oraciones perseverantes, pues para Dios no existe puerta que no pueda abrirse. El Obispo también se refirió al respecto de la “pareja de oro”; expresó: “seguramente en estos 50 años han encontrado muchas puertas cerradas, pero la constante oración de ambos ha permitido que muchas de esas puertas hayan podido ser abiertas”.

Fueron invitados a colaborar en el altar todos los cargos sacerdotales de la Comunidad.

Luego del festejo de la Santa Cena, el Obispo invitó al Presbítero en descanso y su esposa a presentarse delante del altar. El coro interpretó del nuevo himnario el cántico “Adonde vayas también contigo quiero ir” y seguidamente el Obispo pudo leer un breve curriculum de la pareja y mencionar que sus dones y características eran un ejemplo para la comunidad. Señaló también el Obispo seguir conservando el amor sincero, que hizo posible estos 50 años de matrimonio, junto con el respeto mutuo, la unión en la oración y el permanecer fieles al Evangelio de Jesús. Seguidamente, fue impartida la bendición de Bodas de Oro.

Mientras el coro cantaba, sus 3 nietos se aproximaron, obsequiando a la pareja de oro un presente.

El Obispo agradeció la presencia a los 30 concurrentes, de los cuales 4 eran invitados y 2 por primera vez.

Después del Servicio Divino, se pudo compartir un refrigerio con toda la Comunidad e intercambiar sentimientos vividos por la bendición recibida.

Y ya el domingo por la tarde se desplazó a La Coruña donde realizó el último de los Servicios Divinos; donde el Obispo empezó el Servicio Divino con la palabra escrita en Salmos 7:4 “Si he dado mal pago al que estaba en paz conmigo (Antes he libertado al que sin causa era mi enemigo)”.

Una palabra y Servicio Divino muy emotivo, dado que también se encontraba presente el Evangelista de Barcelona Suter, que fue llamado a activar, así como el Presbítero Busman, que colmaron de paz los corazones de los asistentes.

El Obispo, junto con la comunidad, agradeció la visita del Apóstol en descanso E. Suter y su esposa.